marzo 2007.ALLEN IVERSON & THE QUESTION

Si hay algo que ha hecho de la línea AIR JORDAN la más importante ha sido su capacidad de producir modelos que sorprendieran año tras año, construyendo una historia (al menos hasta la XIV) en la que, más allá de los retros, no se viviera de logros pasados. Por el contrario, si hay algo verdaderamente duro para una línea de ropa o calzado es producir su obra maestra en los primeros pasos. En la música grupos como Pearl Jam o Wu Tang Clan han sufrido el fenómeno de "el mejor disco es el primero", y esto aplicado al mundo de las zapatillas seria lo que pasó con REEBOK y su línea dedicada a Allen Iverson: ningún modelo ha tenido la trascendencia del primero a pesar de las ventas.

  LAS PREGUNTAS A mediados de los 80, el auge del aerobic hizo que Reebok subiera como la espuma a los primeros puestos entre las marcas de calzado deportivo, haciendo temblar la incipiente hegemonía de NIKE en la NBA, en 2005 ADIDAS compra la marca, las cosas ya no iban tan bien... ¿Qué paso entre estas dos épocas? ...en su mejor momento REEBOK lanzó el famosísimo THE PUMP, cuya imagen, a pesar de que uno de lo de los modelos más importantes llevaba su nombre (OMNI ZONE), nunca llego a ser identificada con Dominique Wilkins si no con Dee Brown y el concurso de mates, lo que no fue suficiente para que la línea se mantuviera a lo largo de los años. Llegó y triunfó SHAQ, pero se fue muy pronto, y ya en las Finales de 1996 NIKE arrasaba en la NBA, con la vuelta al trono de Jordan y sus XI, acompañado de las FOOTSCAPE de Rodman, Pippen y las omnipresentes MORE UPTEMPO, y hasta en Seattle, Payton estaba con el SWOOSH... tan sólo Shawn Kemp calzaba REEBOK, y eran las OPTIX, unas zapas tan sencillas y poco llamativas que casi ni se veía el VECTOR (símbolo de REEBOK). ¿Quién podía levantar marcador en contra? ¿Había respuesta al rodillo NIKE? 

  LA RESPUESTA llegó con el draft de 1996, uno de los de mayor calidad de la historia. Entraron en la NBA ese año Marcus Camby, Ray Allen, Stephon Marbury o Steve Nash entre otros, y directo desde el instituto un tal Kobe Bryant... pero el nombre clave ese año iba a ser Iverson.

 

       

 

  Allen Ezail Iverson nacido en Hampton (Virginia) el 7 de Junio de 1975, con 1,83* de altura y un salto vertical de 110 cm pasó por el instituto de Bethel High, donde formó parte de un exitoso equipo de fútbol americano además de deslumbrar en baloncesto con una variedad de recursos interminable que ejecutaba a una velocidad superior al resto de jugadores en el campo. Terminó sus años de high school con una polémica que marcaría su vida: en una noche cuyos hechos nunca han llegado a estar del todo claros, Iverson tomó parte (o fue testigo de) una pelea en una bolera tras la cual acabó en prisión (historia completa aquíNinguna universidad quería a Iverson tras el incidente, y fue su madre en persona quién pidió ayuda a John Thompson, entrenador de los Georgetown Hoyas, para que diera una oportunidad al chico. Thompson accedió y la jugada no pudo salir mejor, Allen demostró su valía con creces, alcanzando unas estadísticas que batieron algunos récords en una universidad que se había caracterizado hasta entonces por ser una factoría de cincos como Patrick Ewing, Alonzo Mourning o Dikembe Mutombo.

 

         

 

  La puesta en escena de su llegada a la NBA fue discreta, acudió al draft con un traje gris (pin con el VECTOR en la solapa incluido) y un sencillo peinado muy alejado de los que caracterizarían a "The Answer" años más tarde. Su llegada a la NBA coincidió con el 50 aniversario de la liga, las primeras camisetas retro y el anteriormente citado panorama en cuanto a las zapatillas: era el año de las JORDAN XI y las cámaras de aire MAX visibles en toda la suela.

 Iverson siempre calzó NIKE en la universidad, y más concretamente AIR JORDAN en su último año... y sus primeras zapas en REEBOK, THE QUESTION fueron casi una versión de las XI. Muchas similitudes entre las dos: una línea dividía la zapatilla a media altura (en el caso de las JORDAN ese corte era el límite del "patent leather"), cordones que pasaban por cintas (como las JORDAN y las AIR MAX 95 se habían encargado en poner de moda), y una suela exterior transparente sobrepuesta a la media suela blanca en puntera y talón (la XI comenzó la fiebre del "clear" y REEBOK lo explotó hasta la saciedad en aquellos tiempos en todas sus líneas bajo el nombre de ICE), incluso la pequeña porción color negro en la que podíamos ver el "23" tenía su réplica en THE QUESTION, aunque esta vez iba en piel y llevaba bordado un símbolo VECTOR con un arco que simulaba una letra "Q".

 Otros detalles de la REEBOK que la distinguían eran dos elipses de HEXALITE visible (en realidad era un adorno) en la media suela a modo de abertura de cámara de aire, un número 3 bordado directamente sobre un circulo de piel incrustado en la suela (uno de los mejores detalles de la zapa), así como una horma muy ancha. Pero el detalle más característico de esta zapatilla, y que la hizo pasar a la historia en pies de Iverson fue algo tan sencillo como que la parte coloreada que contrastaba con el predominante blanco era tan sólo la puntera.

 Este simple detalle tuvo una gran trascendencia en diseños posteriores de muchas marcas, incluida curiosamente la JORDAN BRAND. Asi pues, las AIR JORDAN XIV en su primera versión blanca llevaban la puntera coloreada de negro, la XVI repetían ese detalle pero en azul "patent", y más notable era esto en la XIX SE o la reciente B2RUE ("be true").

 

                         

La primera versión de la zapatilla fue la más celebrada: blanca con la puntera roja. Con ella Iverson se dedicó a dejar su tarjeta de visita por las canchas de la NBA a base de actuaciones estelares y detalles para el recuerdo como la canasta contra los Bulls tras casi "romper los tobillos" de Michael Jordan (video), empeñado éste en seguir los movimientos del chaval. No sólo mostró su descaro en la cancha, también fuera de ella: Jordan le pidió más respeto por los jugadores veteranos de la liga, Barkley (que más adelante lo calificaría como "Allen Me, Myself and Iverson.") tampoco le demostraba en prensa ni en el campo mucho afecto, Rodman, que tuvo un par de jugadas en las que se empleó con algo de dureza (video) se explicó comentando: "No quise hacerle daño [...] pero ese chico se cree Dios". Allen respondió a todos: "¿respeto?, en la cancha no respeto a nadie". También recibió varios avisos de la Liga por llevar los pantalones excesivamente largos.

 Todos exigían más modales al jugador que siempre llevaba a mamá a los partidos.

 

       

 

 Y llegó el día del Partido de Rookies dentro del All Star Weekend, donde Iverson se presentó con un nuevo look que a priori nadie hubiese pensado tendría tanta influencia en la imagen de la NBA en los años posteriores. De arriba a abajo: un peinado trenzado (que con variaciones lo acompaña desde entonces), un pantalón "oversize", tobilleras negras, y THE QUESTION con la puntera oscura. Durante el partido, plagado de futuras estrellas, Kobe en el Oeste ya apuntaba su instinto depredador en la anotación con 31 puntos, en el Este, Iverson y Camby se dedicaron a dar un verdadero recital de asistencias y mates. Al final MVP del partido para "The Answer", y todas las miradas en su cinta del pelo negra con un VECTOR. A partir de ahí, ese detalle dejó de ser para la NBA la marca de identidad de jugadores peculiares Cliff Robinson o un recuerdo del pasado para ser cada vez más una de las señas de la nueva estética que se avecinaba.

 

         

 

     A partir del All Star Iverson alternó QUESTIONs con punteras en blanco, azul marino o negro hasta final de temporada, cuando para dejar claro quien iba a ser nombrado Rookie del Año se permitió ser el único novato de la historia en anotar 40 o más puntos por partido en cinco consecutivos, batiendo un récord hasta entonces en manos de Wilt Chamberlain. Sus espectaculares estadísticas finales de la temporada fueron 23.5 puntos, 7.5 asistencias, 4.1 rebotes y 2.1 robos por partido.

 

 Jordan se hizo con su quinto anillo, olvidándose así del cupable de sus dolores de cabeza y de robarle buena parte de  protagonismo  aquel año. NIKE estaba al menos preocupada, gracias a este chico REEBOK volvía a tener una oportunidad para pelear por algo del terreno perdido, pero la llegada de la nueva temporada demostró que una vez más no sabia aprovechar sus oportunidades. El traspaso de la otra estrella de la marca Shawn Kemp a los Cleveland Cavaliers, y la consiguiente tanda de zapatillas curiosas pero sin trascendencia que éste calzaría desde entonces, era un tanto en contra. Otro más sería la impactante nueva JORDAN XIII que arriesgaba más que su predecesora y volvía a poner tierra de por medio entre la firma del JUMPMAN y las demás.

 Tras un misterioso anuncio en falso de unas supuestas THE QUESTION II, con la puntera de un material a medias entre la piel imitación cocodrilo y el "patent" (que se ha utilizado más tarde en la línea), la nueva zapatilla fue algo desconcertante: cambiaba el nombre, (esta vez era THE ANSWER quizá buscando una mayor identificación entre jugador y "signature"), cambiaba radicalmente la estética (la nueva zapatilla no se parecía a las JORDAN en absoluto ni seguía la línea de la QUESTION), aparecía por primera vez el logo del "I3" en un círculo amarillo, y cambiaba también la amortiguación (sería la DMX, un sistema que había tenido cierto éxito de marketing el año anterior en el running y estaba basado en diez cámaras de aire interconectadas, más tarde pasaron a ser seis, o incluso tan sólo dos en algunos modelos).

  

                      

 

  Apareció otra amortiguación, con la suela media y exterior en una sola pieza de un material suave y más ligero: era la 3D de REEBOK que hizo poco a poco desaparecer el HEXALITE, extremadamente cómodo pero que no ofrecía la durabilidad ni respuesta en movimientos explosivos de su rival la ZOOM AIR de NIKE, que reinó en casi todas las zapatillas más técnicas de la época hasta la aparición años más tarde del SHOX.

 No sería hasta 2004 y los Mundiales de Baloncesto cuando REEBOK retomó el nombre original y lanzó las THE QUESTION 2, una zapatilla bastante acertada basada en una evolución estética de la original, para luego continuar lanzando modelos otra vez bajo el nombre de THE ANSWER. Se puede decir que la línea I3 ha tenido en su historia un éxito de ventas notable, alternando diseños curiosos aunque casi nunca redondos con auténticas zapatillas para olvidar.

 

 En el All Star de 2001 Iverson volvió a calzarse el modelo original y curiosamente cuajó una actuación espectacular, llevándose el MVP del partido. Así, a la hora de fichar con los Nuggets esta temporada era previsible que hiciera uso de su amuleto en los pies y una vez más las QUESTION han aparecido por las canchas. Versiones con la puntera azul celeste o blanca han sido la sensación en sus primeros partidos en Denver, e incluso alguno de sus compañeros de equipo le han copiado el modelito. REEBOK ha aprovechado para lanzarse a una nueva re-edición, pero si en 2006 fue limitada como parte del "Anniversary Collection Pack", este 2007 han aparecido decenas de colores. Entre las versiones más exclusivas, las "x UNDFTD", con una más que extravagante combinación de colores y la de 2004, con diamantes incrustados, con un precio de lanzamiento de 65.000 dólares (ver). Ha sido y es por tanto una zapa de gran impacto a lo largo de los años, haciendo que jugadores tan importantes como Kobe Bryant (en su año de "sin contrato") o LeBron James en el instituto calzaran versiones personalizadas, con la puntera en negro, amarillo laker o verde irish según los casos.

 

 PS: Iverson volvió a sus The Question también con los Pistons.