¿Ser un modelo demasiado especializado para un tipo de jugador es un problema o lo ideal? Supongo que depende de si se adapta a lo que estás buscando o a lo que necesites (aunque te resistas a creer que este es el tipo que necesitas. Digo esto porque cada vez veo más jugadores no precisamente chisposos seducidos por las zapatillas rápidas). No es que la Bounce Commander sea lenta, porque la verdad es que para toda la espectacular protección (amortiguación + estabilidad) que brinda, no es un zapatón torpe. Si eres del tipo de jugador que repite movimientos de pivote más que de arranque explosivo, más de juego de espaldas al aro que de llegar en velocidad y tirar, o te pasas el día saltando al rebote, luchando por la zona o colocando gorras y no lo conoces, el Bounce te va a alucinar. La gran diferencia entre las Cut Creator y las Bounce Commander III en cuanto a cómo están construídas es un perfecto ejemplo de las diferencias entre zapas de perímetro o de zona: las primeras centran la estabilidad en la parte delantera, las segundas lo hacen en la media y trasera. Lástima que, algunos (era mi caso hasta hace unos meses, pero ya no) tengan reparos ante estos sistemas de amortiguación de aspecto exagerado pero efectividad fuera de toda duda en basket, asociados por aquí (debido a algunos jóvenes adictos en su día a lo ellos llamaban "los muelles" SHOX de Nike) a lo más macarra en vez de al alto rendimiento deportivo. Cosas que pasan... y que se curan con la experiencia.                              

O lee, conoce y opina...

 

 Empezamos por lo bueno que tiene esta Commander.

El sistema Bounce tiene una amortiguación apabullante que puede

lidiar con la pista de cemento más dura y las rodillas más gastadas, viene  integrado en el diseño de la zapatilla con un talón reforzado al extremo con toda una carcasa transparente que recoge el pie en esa zona y la equilibra. Aparte de esto, ofrece un rebote máximo. En saltos desde parado puedo decir que me parece el mejor sistema que he probado. Explicado en la práctica: mucha consistencia para aguantar fuerte contra el atacante y seguirlo en los desplazamientos cortos, para fijar la posición y asegurar el rebote y una plataforma de impulso ideal para saltar al tapón a dos pies, así como acolchado para que las rodillas no sufran al caer. La plantilla (puede verse a través de la carcasa) se eleva por el borde trasero y se prolonga alrededor del talón, acomodando el pie (fotos abajo). Es más cómoda que la pieza de acople que llevaban las primeras TS Commander, pero tienen un hándicap: la plantilla puede llegar a escurrirse un poco hacia delante en jugadas muy agresivas de hombre ligero (Creator). Se que no están pensadas para estos movimientos, pero me parece un detalle como para desaconsejar estas zapas a los escoltas (y no me gusta hacer esto tajantemente, porque simplemente prefiero comentar las cualidades de las zapas y que cada uno escoja a su gusto).

 

 La palabra para definir el Bounce creo que sería elástico. La forma de responder del sistema es esa: recibe el golpe y aprovecha la forma de deformarse los cilindros para equilibrar y mejorar el impulso posterior. Aparte de que resulta, hablando de forma sencilla, muy cómodo. Para que os hagáis una idea, aparte de pasar a ser mi zapa favorita para changas en asfalto a una canasta, también me parece ideal para llevar al gimnasio. Su pisada sólida y segura se agradece en muchos ejercicios agresivos pero con un desplazamiento mínimo, no en vano los/as entendidos en aerobic son fanáticos del SHOX y el Bounce.

  El dibujo de la suela exterior tiene una buena tracción, aunque no llega al nivelazo de la TS Cut Creator (tampoco está hecha para hacer cortes agresivos en carrera). Los bordes son redondeados, especialmente hacia delante y en la cara interna, lo cual hace que, aunque la zapa esté pensada para gente grande, facilita los movimientos fluidos (aquí recordé, por ejemplo, de los bordes cuadrados de la Zoom LeBron Six, bastante más torpones). En los primeros partidos (o días, dependiendo de tu peso y cómo de intenso sea tu juego) la zona del arco no flexiona fácilmente, ya que es un poco plana. Para fijar la pisada eso está muy bien, para moverse un poco más rápido no. De hecho toda la zapatilla necesita cierto periodo de rodaje. La zona de los dedos también parece un poco estrecha de entrada, pero la piel va cediendo y se hace al pie. La primera impresión de esta zapatilla es engañosa porque está cortada para ir justa y dar soporte. El tallaje es normal tirando a corto.

 

 La lengüeta tiene la misma construcción por capas que vimos en las TS Cut Creator (y otras adidas de esta temporada). Se hace al pie y resulta comodísima. La abertura de los cordones es ancha, no agobia el pie aunque la abrochemos fuerte (una vez coge forma la zapa se puede ir apretando más y más la lazada). La parte que no me acaba de convencer es la pieza de patent leather (charol) que remata la lengüeta: entre esto y el lazo de los cordones se hace un poco de bulto debajo de la tira de velcro.

 

    

 

 El cierre de velcro transmite mucha seguridad en la zona del tobillo. Ya sabemos que tampoco va a librarnos de un esguince, pero el hecho de que notemos el tobillo arropado influye mucho a la hora de que los jugadores más miedosos tengan más confianza. No es de ida y vuelta como los straps de velcro clásicos, sino que va del interior de la zapa hacia fuera y ahí se pega. Es muy corto, hasta el punto de que me pareció que casi no llegaba de lado a lado una vez me las calcé (y que conste que mi tobillo es muy delgado, a lo Shawn Kemp). El truco está en el tiene un remate elástico del que hay que tirar antes de abrochar. Entonces si cierra bien.

 

 El forro interior de la zapa está muy acolchado, cómodo, sin florituras tecnológicas pero efectivo. Llevan acolchado extra en el Aquiles y una cinta (fotos arriba) con el número y firma de cada jugador, sin ninguna utilidad más allá de la estética. Hablando de imagen, si casi siempre hablamos de cómo mejoran las zapas una vez en los pies y en juego, en este caso se hace más notable aún. La versión blanco-negro-azul de Dwight Howard es especialmente vistosa y recuerda a algunas zapatillas de los noventa, muy redondeadas, con logos de adidas muy grandes y materiales alternando partes mate y brillantes.

 

 Resumen: muy cómoda, lleva el pie seguro y acolchado. Si tenemos en cuenta toda la protección que ofrece y comparada con modelos de su estilo, no pesa mucho. La zona del tobillo da mucha seguridad. Ajuste cómodo, un poco estrechas los primeros días. Tallaje normal tirando a corto. Amortiguación elástica Bounce con una respuesta excelente. Son zapatillas pensadas para Commanders, pero con bordes redondeados para resultar ágiles dentro de su zona. De espaldas al aro son impresionantes. Pueden gustarle a aleros pesados o no excesivamente activos, pero no demasiado a los escoltas que se multipliquen en ataque y defensa. Algún que otro base fuerte, clásico y poco dado a los movimientos explosivos puede sacarles partido. Plataforma de impulso espectacular, especialmente en el salto a dos pies. Las jugadas en las que peor rendimiento dan son los cambios muy bruscos de dirección o frenadas en carrera. Precio más que razonable, por debajo de los 100 euros.

 

Gracias a Marta Tejel (adidas)