UNO: HEREDERAS DE LAS JORDAN (x kemp) En los años 80 y 90 la línea Air Jordan creó una leyenda de la que se alimenta la marca Jordan Brand aún hoy en día. Fueron años de revoluciones, evoluciones y muchos éxitos, en los que, como parte de Nike seguía alguna de las directrices de la marca, pero también creaba las suyas propias. En esos años mandaba enseñar claramente los avances tecnológicos y era una norma en Nike lanzar algo nuevo cada temporada: cuando el público se acostumbraba a las cámaras de aire visibles, aparecían las cámaras 180 (visibles desde la suela), después las brutales Barkleys (visibles desde el talón), al año siguiente podíamos ver las de la parte delantera, con las Chris Webbers y así, hasta hoy en día. Aquello mantuvó la idea de que siempre tenían lo último en amortiguación (y a veces también en cuanto a ajuste, con las Huarache, Air Raid o Air Unlimited). Mientras, las Jordans jugaban su propio partido.

 

 Lo que las diferenciaba radicalmente del resto no es que siempre las Air Jordan trajeran las mejoras técnicas: su cometido era el de revolucionar el juego cada año, pero no solo en lo tecnológico. Tenían que presentar algo nunca visto, con más estilo de lo que se supone a una zapatilla deportiva, que rindiera en la pista al máximo, sentando las bases del diseño de toda la temporada siguiente. Todas las marcas seguían las ideas de las Jordans, así que se puede decir que entre el 85 y el 99 explican el 75% de la evolución del diseño año a año. Algo así, a menos escala, es lo que están haciendo las Zoom Kobe desde hace tres años. Son a las Air Jordan lo que el 24 al 23.

 

 Ser herederas no quiere decir que tengan la importancia que las AJs tuvieron, como que Kobe haya tomado el sitio de Michael en el trono no quiere decir que sea como él. Pero si que ha sabido aprender de lo que su antecesor hizo, tomar la esencia. Las ZKs intentan lo mismo que las AJs en el pasado: presentar una zapatilla que revolucione, sentando bases de diseño para las que vendrán, presentando algo totalmente distinto, con mucho estilo y que rindan al máximo en la pista. Da igual que el Zoom ya estuviera inventado, que el Flywire se utilice hasta en el skate, que el Carbon Fiber sea casi obligado en las zapas rápidas desde hace años,

que el concepto de zapatilla de caña baja y alto rendimiento venga de las Kobe IV...

porque las Zoom Kobe V son, otra vez, algo nuevo.

       

 

  DOS. UNA IRRESISTIBLE COMBINACIÓN DE GOLPES (x seize9)

 A veces la revolución sale bien y otras no tanto. Ese primer golpe vino en forma

de Hyperdunk o Air Jordan II: incomprendidas, mejorables en algunos aspectos, arriesgadas en todos. El segundo golpe ya no nos pilla por sorpresa, es el que ahonda en la revolución, corrigiendo los fallos de los primeros movimientos. Ese fue el éxito de la Jordan III (sin sentido de no ser por la AJ II), Hyperize (tras la Hyperdunk) y ahora, el tercer golpe: la Kobe V. Revolución, evolución y profundización en la idea: K.O.

 

 La premisa básica de las ZK V es la misma que en la ZK IV. El punto de partida, Bryant en el sofá de su casa, viendo "su otro deporte", el fútbol. Si no fue bien recibido en la NBA durante años fue porque su estilo era demasiado igual a Jordan y demasiado diferente al resto. Su padre fue un jugador de baloncesto que pasó parte de su carrera profesional en Italia. No muchos jugadores NBA se han criado en una familia desahogada y aprendiendo otras culturas. A Kobe le gusta Europa y el fútbol, y a veces lo toma como referencia. Se preguntó, por ejemplo, porqué la norma es ver zapatillas de caña alta en el baloncesto mientras en el fútbol, donde los jugadores se preocupan al máximo por sus tobillos, lo habitual son las botas bajas. Con esa simple idea puso la semilla de la mayor revolución en zapas de basket de los últimos años.

 

 Aunque los caminos comerciales de Kobe no han sido siempre igual de gloriosos. Sus revolucionarias adidas tuvieron éxito con las KB8, pero trató de ir más allá con las The Kobe (diseñadas junto con Audi) y las mieles duraron un solo año. Una de las últimas veces que se pudo comparar sus ventas con las de AJs fue con las AJXV y quedó muy mal parado, 26.7millones de dólares para las de Jordan (y sus discutidas AJ XV), 4.9 para las de Bryant. Llegó a Nike con el escándalo de su juicio por agresión sexual aún caliente y tuvo que ver como el entonces rookie LeBron James tenía sus propias zapas dos temporadas antes que él. Y, a pesar de modelos tan atrevidos y válidos como las ZK III, el

 éxito total no llegó hasta el año pasado con las ZV IV, que eclipsaron cualquier  

otra zapatilla de 2009, incluídas las AJ 2009 y LeBron Six.

 

                

 

TRES. LA TÉCNICA (x seize9) Con la zapatilla en la mano,

no sorprende sólo su peso, comparable a muchas zapatillas de running (su peso oficial ronda el de la

Asics GEL Kayano 16, Nike Zoom Structure Triax 13 o adidas Supernova Sequence). El talón viene segmentado, al estilo de las zapatillas de running, así el primer contacto fuerte con el suelo produce unas vibraciones que no afectan al resto de la zapatilla. Los vaciados de la suela exterior dejan ver la mediasuela y la estructura de Fibra de Carbono. Y, cómo no, aligeran peso.

 

 El dibujo de la suela exterior está inspirado en las líneas que forman las pulsaciones de Kobe en un electrocardiograma. Aunque pueda parecer novedoso, en realidad es una variación de los diseños habituales. Curiosamente, no hay estrías de flexión, algo que habitualmente mejora la flexibilidad aligerando peso en la suela exterior. La puntera está reforzada con una pieza plástica para aumentar la durabilidad (o eso promete, porque no parece una zapatilla para durar, sino para volar).

 

 Para los que se pregunten por el peligro de una zapatilla de caña baja, hablemos de estabilidad. El alerón lateral que ya habíamos visto en algunos modelos, se exagera esta vez hasta el máximo. Uno de los diseñadores, Matt Nurse, lo explica: "el paso de un zapato de caña alta a uno bajo es mucho más complejo que simplemente cortar el collarín del tobillo, como lo demostramos con la ZK IV. Con la ZK V hemos construido un sistema de soporte aún más ligero que permite una seguridad superior mientras que se mueve el pie, no en contra de éste". Para llamar nuestra atención sobre esa exagerada pestaña colocan allí unos puntos de un código que se irá descifrando durante la temporada.


 Las piezas de la parte superior están termoselladas. Además de eliminar costuras, esto las hace mucho más ligeras, duraderas y menos abrasivas que los cortes habituales. Pasando a la mediasuela, está realizada en
Phylon y tiene amortiguación Zoom en el talón y antepie. Pese a la tendencia actual de Nike de colocar LunarFoam en sus zapatillas explosivas,

esta vez va a lo seguro ¿o a lo más rápido?.

 

         

 

 La lengüeta utiliza malla muy abierta. Algo que debería,

no sólo mejorar la transpiración, sino rebajar peso y mejorar su flexibilidad. El Flywire está ampliado desde la ZK IV: en la parte externa, todos los ojales están apoyados en los filamentos, mientras en la cara interna no es así. El entramado de la ZK V es una nueva versión más ligera, más fuerte y está situada  estratégicamente para funcionar como tendones sintéticos.

 CUATRO. LA EPIDEMIA DE KOBES (x seize9). Según Bryant, cuando ve a un contrario con sus zapatillas piensa que ha hecho bien su trabajo con Nike, y parece que la cantidad de ZK V que estamos viendo en la NBA le dan la razón. Las han llevado, entre otros, tipos tan dispares como JR Smith (no precisamente el mejor amigo de Kobe en la liga), Nate Robinson, Andre Iguodala (un alapivot poderoso, en teoría destinado a las zapas altas y fuertes), Al Harrington y Stephen Jackson (aunque tienen su propia marca, Protege), Aaron Brooks, Josh Powell, Martell Webster, Carlos Arroyo (ex And1), Jose Barea, Dahntay Jones o Ronny Turiaf. y los compis de Los Angeles Lakers: Lamar Odom, Shannon Brown y Derek Fisher, con los que incluso juega a las coreografías. No sabemos si también en EEUU sabrán que aquí juegan con ZKs personalizadas Ricky Rubio, Sergio Llull, Juan Carlos Navarro o Marco Jaric. La sección On Court, original del blog Seize9 y que sigue la actualidad en las canchas, está inundada de jugadores fotografiados calzando este modelo.

 
 Otro de los diseñadores de la
zapatilla, Eric Avar, se mostraba ilusionado cuando el propio tomaba el color elegido para el día de Navidad, como la "mejor Kobe jamás creada". Eso dice alguien cuya firma está sobre la zapatilla. No sabemos si Kemp pensará lo mismo. Será la
par-

 te Cinco, cuando la metemos en juego para exprimirla y compararla con otras Kobes, otras Nikes y otras marcas...