CINCO: EN LA PISTA (kemp) Está será una review rápida, pues esta última Kobe "se limita" a mejorar las cualidades de las zapas ultraIigeras de Nike en los últimos tiempos. Así que, si no has leído sobre ellas, te recomiendo que repases antes nuestra prueba de las Kobe IV y la de la Hyperize. En cuanto a la Kobe Cinco, si empezamos por la impresión según la sacamos de la caja o viéndola en la estantería de la tienda, reconocemos que, dentro de su sencillez de líneas, es estéticamente impactante.

 Si bien la ZK IV chocaba por sólo por su caña baja y su aspecto deportivo con un regusto casual, ésta nueva Kobe es mucho más futurista, especial, con unas líneas más agresivas y unos acabados que hacen eso que se le da tan bien a Nike de "enseñar la

tecnología". Las cámaras de aire no están a la vista, pero el resto de la zapa rebosa técnica, calidad y diseño, con mucha

clase. La primera toma de contacto con el pie no es tan positiva, en mi caso me pareció demasiado rígida en la parte

delantera y con el corte del tobillo bajísimo... dos ideas que tardé aproximadamente 20

minutos de basket en abandonar.

 El material utilizado en toda la puntera

hace que la zapa parezca dura de entrada, pero solo hay que darle tiempo a calentarse

un poco para que se convierta en una aliada para el pie. El entramado Flywire funciona a la perfección con los refuerzos termosellados de los laterales, al no chocar con un corte de piel o llegar hasta el fin de la abertura de los cordones, los típicos pliegues artificiales de las Kobe IV, Hyperdunk o Hyperize, se suavizan muchísimo. Si fuimos de los pocos queen su día lo criticamos en las Hyperdunk, también debemos reconocer ahora que el trabajo de Nike por mejorar este detalle está funcionando y aún hay margen de mejora.

 

 La flexión de la suela es buena, menos radical en los cortes delanteros que lo que vimos en la Hyperize, lo cual puede hacer que sea bastante más duradera que esta. El dibujo tiene unas líneas más profundas que la clásica espiga de su predecesora, así que se agarra bastante mejor al suelo de las pistas de calle, y por supuesto en parquet cumple con creces. La pestaña que Nike acostumbra a añadir en sus zapas ligeras y rápidas de basket está más exagerada que nunca. Y funciona. La estabilidad a la hora de hacer un cambio de dirección brusco es sencillamente bestial, como en la adidas TS Cut Creator, pero la sensación de llevar el pie más pegado al suelo. Cualquier movimiento en el que el pie se desplace lateralmente y busque apoyo y salida rápida, en defensa, pivotando o driblando, tiene en esta zapa una de sus grandes aliadas. Los filamentos más adelantados del Flywire llegan hasta esa zona, con lo que la sensación envolvente es físicamente notable, no hace falta ser un Allen Iverson para darse cuenta. Los más rápidos alucinarán con la facilidad de movimientos a nivel de tobillo y el soporte ligero hacia la puntera.

 

 La cara interior de la zapatilla redondea muchísimo en la parte delantera de la suela, con lo que las salidas

 del pie hacia dentro se suavizan. Si has jugado con la Kobe Cuatro, la Cinco hace lo mismo pero de

 forma más sólida y en general mejorada.

 La mediasuela abandona la espuma Lunar para volver al Phylon, compuesto clásico

de Nike. Es menos esponjosa y se pierde esa sensación tan agradable de las Kobe IV, pero la amortiguación está asegurada

y la respuesta es mayor. En teoría el Lunarlite tiene más rebote (es lo que se dijo hace un par de años cuando lo presentaron), pero en este caso no me parece así. La ZK V recupera la explosividad de las ZK III (una zapatilla injustamente tratada por el mundillo esnikerjed, pero amada por cuantos la usaron y usan para jugar). El arco está reforzado con una placa de Carbon Fiber.

 

La lengüeta tiene un corte que continúa el propio forro interior, que no permite deslizamientos, y sigue los caminos del Torch, un dibujo que mejora el acoplamiento a las formas y movimientos del pie. El peso de la zapatilla es increíble, es lo más parecido a unas zapatillas de competición de running, pero aplicado al basket. De hecho aprovecho para recomendar la costumbre de entrenar con una zapa más reforzada y dejar este tipo de fórmulaunos para partidos u ocasiones especiales. Es algo que los corredores hacen y deberíamos plantearnos la posibilidad de copiarlo en el basket. En cualquier caso, la Zoom Kobe V tiene la estabilidad asegurada y repetimos que lleva el pie muy muy bien arropado. Es ideal para bases y escoltas o aleros con movimientos rápidos, además de esos tipos grandes que les gusta de jugar con modelos de caña baja (porque sí, a lo Teletovic).

 

Las únicas dudas que nos quedan son ¿hace falta al 99% de los mortales una zapa tan increíblemente rápida?

y ¿podrán ir más allá en esta línea de "más rápido, más ligero y más estable" con la Zoom Kobe VI?

Nos quedan unos largos meses para saberlo, hasta entonces seguiremos con las Cinco.

 

Gracias a Xavier Olive (Nike)