Adidas Crazylight Boost a examen

0

Un pequeño repaso antes: la primera Crazy Light fue la sorpresa: “¡¡¡adidas ha hecho la zapa más ligera de la historia!!!”. La segunda era una mera evolución, algunos pensamos que (técnicamente) a peor, que pasó de puntillas, sin hacer demasiado ruido. La tres, a pesar de ser una zapa bastante potente, tampoco sedujo al público… y llega el momento de la cuarta entrega. Seguir en la misma idea (media bota, tres franjas en el tobillo, más ligeras, más ligeras, más ligeras…) era cargarse la línea, había que “meter” algo nuevo. Por suerte, estaba preparado el BOOST. Esta nueva amortiguación, tan especial, ha obligado a cambiar radicalmente el diseño de la zapatilla, para compensar su estabilidad. El peso se ha visto afectado, y se pasa de la carrera por conseguir un nuevo récord de ligereza a hacer simplemente una zapatilla ágil. El BOOST llega desde el running (como siempre), donde ha tenido un éxito apabullante. En la era de las espumas, hasta Nike acabó por abandonar el Aire y ahora todo es una lucha por el compuesto que más amortigüe, reaccione y reste peso. Y, desde hace año y medio, nadie le tose a adidas en eso. Aplicado al baloncesto, el BOOST es un sueño húmedo. Amortigua sin hundirse, tiene una capacidad impresionante para lanzar el pie y transmite una sensación única de energía. El resto de la zapatilla se construye, como habíamos apuntado, alrededor de este nuevo juguete. Desaparece el SprintFrame y aparece el StableFrame, la zapatilla pierde costuras, acercándose más a la idea del TechFit. Y, además, en mucho más sexy que cualquier Crazylight pasada.

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.1

AMORTIGUACIÓN

El BOOST arrasa en running, pero para los entendidos que lo habían probado, despertaba serias dudas… “¿esto mismo para jugar al basket?” Y es que las sensaciones clave que este sistema transmite al correr son una amortiguación suave y una respuesta incomparable, pero en baloncesto no solo se va hacia delante, se necesita mucha estabilidad y aguante para los movimientos agresivos de este deporte. Por suerte, este problema está resuelto perfectamente gracias a la plataforma StableFrame, que recorre casi toda la mediasuela. En el talón, le daríamos un 15 sobre 10, pero en las primeras pruebas se echa de menos algo de BOOST en la parte delantera, así que la nota baja a un 9,5.

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.2

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.17

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.13

 ESTABILIDAD

¿Os acordáis de las tres primeras adidas de Tracy McGrady? Cualquiera que haya tenido esas zapatillas en su versión original (especialmente la TMAC2), no las olvidará jamás. Una de las mejores descripciones sobre aquella zapatilla era que, vistas desde arriba, parecían el pie de un pato. Parte delantera muy ancha, cortes rectos… es casi lo mismo que en esta Crazylight Boost. La zapatilla da mucha seguridad en todos los movimientos de carrera y laterales, incluso en los de espaldas al aro, sin perder agilidad, sin hacerse tochas. En la parte trasera, la pieza translúcida que rodea el talón no es un refuerzo, sino más bien un adorno. La estabilidad de la zona viene de una construcción interna potente y una suela rodeada de una generosa pieza llamada StableFrame, cuyo perfil recuerda también el de las primeras adidas Kobe (ahora re-editadas como Crazy 1). Como se aprecia en la foto de abajo, el Torsion se prolonga hasta casi el borde del talón: más control. Casi imposible más solidez con menos peso.

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.6

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.14

AJUSTE Y COMODIDAD

Otro punto fuerte de esta Crazylight respecto a las pasadas el confort. El upper es menos complicado, malla cubierta por el shockweb, un refuerzo en forma de algo parecido a rombos, sellado a la largo de toda la zapatilla. El pie va contenido, pero muy a gusto en juego. Muy flexible sin perder toda esa sensación de seguridad de la que venimos hablando. En realidad, se trata de una caña baja con un borde añadido que la sube un poco, pero añadiendo un extra de sujección y comodidad a la zona. Su lengüeta Techfit está perfectamente acabada y se integra en el forro interior, recreando el clásico botín envolvente.

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.7
adidas-crazy-light-boost-lovezapas.9
adidas-crazy-light-boost-lovezapas.10
adidas-crazy-light-boost-lovezapas.11
adidas-crazy-light-boost-lovezapas.12

TRACCIÓN

El  punto débil de la zapatilla. Un bien alto es un punto negro en una zapa de sobresaliente. Toda la energía que devuelve el BOOST pide pasarse el partido cambiando de ritmo y dirección sin descanso y, por momentos, parece que se pierden milésimas de ese algo por el camino, sobre todo en los primeros minutos de juego, hasta que la goma se calienta un poco. Con un dibujo de suela exterior más agresivo, este Ferrari sería una nave espacial.

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.3
adidas-crazy-light-boost-lovezapas.4
adidas-crazy-light-boost-lovezapas.5

MATERIALES

La línea Crazylight ha tenido una extraña evolución. La primera era una zapatilla muy cuidada, complicada. A su lado, la CL2 parecía barata, un giro hacia el mundillo “hyperfuse”, los sellados simplones, dentro de las corrientes actuales de “parece que les ha costado menos hacerla, ¿¿pero a mi me cobran más??”, que tan poco le pega a adidas. La CL3 remontaba en cuanto a apariencia y calidades, pero es esta CL Boost es la que de verdad marca la diferencia. Sin mucho adorno, sin mucho detalle extra (eso lo guarda adidas para las Rose), tienen una imagen muy estilosa, sofisticada pero fiable. No estamos en absoluto ante la típica zapatilla plasticosa por la que te clavan ciento y algunos euros, que tristemente abundan hoy en día.

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.15
adidas-crazy-light-boost-lovezapas.18

PESO

La inclusión del Boost en la media suela obliga a cambiar el rumbo, se abandona la carrera que mantenía año tras año por aligerar el peso hasta el extremo, como cualidad distintiva del modelo. Los 277 gramos del modelo inicial de la línea, y los 269 y 266 de los siguientes quedan lejos de los 328 gramos del actual. Aunque resulte contradictorio, consideramos este giro como un acierto, renovando una línea que transmitía cierto estancamiento y el fututo dirá si se retoma la carrera por ser la zapatilla ligera hasta la locura.

adidas-crazy-light-boost-lovezapas.16

 IMAGEN

Las combinaciones de color son variadas y para todos los gustos. En nuestra opinión, totalmente subjetiva en este caso (hablamos de imagen), sobresale la negro-azul de Ricky Rubio y la de Damian Lillard, con estampado de leopardo. Recomendable no perder de vista los pies de Andrew Wiggins, el maniquí elegido para las versiones más exclusivas del modelo.

8.6 Muy recomendables.
  • AMORTIGUACIÓN 9.5
  • AJUSTE Y COMODIDAD 9.5
  • ESTABILIDAD 9
  • TRACCIÓN 6.5
  • MATERIALES 8.5
  • PESO 8
  • IMAGEN 9.5
  • User Ratings (5 Votes) 8.8
Share.

Leave A Reply