Adizero Boston Boost 5 – Maratón de Berlín

0

No han podido salir mejor las cosas para Adidas en el día de hoy. Su apuesta en la 41 Edición de la BMW Maratón de Berlín, como uno de los principales patrocinadores, ha sido refrendada con el récord mundial de Maratón conseguido por uno de sus corredores, el keniano Dennis Kimetto.

adidas boston boost

adidas adios city blur pack

Además ha aprovechado la ocasión para poner a la venta packs especiales como el, Adios Boost City Blur Pack, pero principalmente dando el pistoletazo de salida de una de sus grandes zapas, la AdiZero Boston, que a pesar de solo precederla 4 versiones, es un referente en el mundo del running, por su capacidad de ofrecer una zapatilla rápida sin perder sensación de amortiguación; en esta nueva versión, la marca alemana ha apostado por incorporar su nuevo sistema de amortiguación Boost, aunque no en la totalidad de su media suela, para no perder esa reactividad tan característica de esta zapatilla. Una zapa apta para cualquier distancia a ritmos rápidos, un poco más ligera que en su última versión y con un upper completamente nuevo, más cómodo, transpirable, flexible y ligero. Consiguiendo así, junto con las modificaciones de la suela y el Torsion System, lo que parece, la mejor versión de esta línea de zapatilla mixta, la AdiZero BOSTON BOOST 5.
Aunque parezca mentira, ya por 2009 cuando se presentó a su hermana más pequeña, la zapatilla que lleva el nombre de la maratón más antigua del mundo, creo un revuelo a su alrededor; no solo porque se rescataba el nombre de una zapatilla que había sido un referente, sino porque con ella, tenían la intención de mostrarle a esos corredores más lentos una sensación de velocidad, sin perder amortiguación y comodidad; y así, nació la AdiZero Boston, una zapatilla que a lo largo de los años se ha convertido en la mixta por excelencia.
A lo largo de estos 5 años, ha ido sufriendo grandes cambios, en su segunda versión incorporaba una nueva media suela y suela exterior, cambiando por completo las sensaciones del corredor, y haciéndola más polivalente con la introducción del Formotion y más estable al alargar una de las palas del Torsion System hasta casi la puntera de la zapatilla. Con lo que buscaban aún más, lograr esa sensación de reacción contra el suelo, a la vez que aquellos corredores con un correr principalmente de talón, no sufrieran las consecuencias de una zapatilla específicamente rápida. Esta versión comenzó a darle calle y poco a poco se convirtió en una elección muy polivalente aunque su dureza causó más de un estrago en distancias que pasaban de los 20km.
Tan solo un año después, en 2012, alcanzó por fin, la tan deseada fama con su tercera versión; la que sin quitar méritos a ninguna de sus hermanas, sigue siendo ese tipo de zapatilla que solo con calzarla sabes que las cosas van a ir bien; un giro de 180 grados con el que invadió las calles, pistas y carreras de todo el mundo. Con un nuevo upper más cómodo y ventilado que incorporaba una lengüeta que partía desde la puntera de la zapatilla (lengüeta Derby), una nueva media suela con la amortiguación que hasta el momento era la innovación de Adidas, el Adiprene +, aunque en la 2 ya lo habíamos catado, una nueva suela (ZoneMotion), que proporcionó mayor flexibilidad en la punta y mucho mejor agarre con la incorporación de la goma Continental, un nuevo ajuste, un nuevo perfil…; en definitiva, una nueva versión que hizo de la Boston 3, la zapatilla para muchos de referencia, ya que por fin, una mixta era una mixta de verdad, ofreciendo al corredor lo que este le pedía. El único inconveniente, fue la estrechez de su horma, que hace que una talla más sea casi, casi obligado.
Problema, que en 2013, corrigieron mínimamente con su nueva versión, la Boston 4. Para muchos una regresión de la zapatilla a primera vista, ya que la forma del upper de una pasada nos hacía plantarnos en la Boston 2 o incluso en su primera versión; aunque con ese acento futurista que comenzó a aportar Adidas a las zapas con las bandas en horizontal, una sensación visual de velocidad era la intención desde la que partía la nueva disposición, pero a mi parecer, una pérdida de identidad de las zapatillas de running de la marca, porque aunque ya las habíamos visto colocadas en alguna que otra bota de fútbol, zapa de basket, etc., sigue chocando no verlas colocadas en su posición original. Esta actualización se presentó con pequeñas modificaciones que intentaban corregir los pocos “fallos” de la anterior, la Boston 3, y se ha convertido para muchos de sus usuarios, en la hermana que hay que tragar cuando no se consigue la anterior; con todo y eso, ha seguido llenando carreras y entrenamientos, porque hasta día de hoy, no he encontrado una zapatilla de sus características, rápida, amortiguada, estable y ligera.
¿Qué nos depara la BOSTON BOOST 5? Esperemos que por lo menos nos sorprenda y nos haga disfrutar de lo que calzamos en los pies.
Una apuesta arriesgada introduciendo el Boost, aunque como en todos los modelos en que ya ha hecho su introducción parece que se ha metido a la gente el bolsillo. Veremos si también lo hacen conmigo. En unas semanas mis conclusiones.

Adidas Boston Boost

adidas-boston-boost.2

Share.

Leave A Reply