Nike Hyperdunk 2015

0


Performance: 
Asentada como modelo superventas de baloncesto y con una legión de fieles desde 2008, la Hyperdunk tocó techo en 2011 y desde entonces cada modelo ha ido bajando el listón en prestaciones. Se ha ido manteniendo arriba a base de ofrecer versatilidad (cualquier tipo de jugador puede llevarla) y confort (las versiones 2012, 2013 y 2014 eran las típicas zapatillas que convencían por “cómodas”, a pesar de que ya no eran ferraris precisamente). En 2015 Nike arriesgó al límite con el diseño, quizá tratando de buscar un fuerte impacto visual, para compensar un concepto de zapatilla fácil de fabricar, ya que suela y upper tienen apenas dos o tres piezas.

A pesar de su aspecto futurista, ha quedado muy lejos de ser una revolución. Nike se la ha pegado seriamente con esta Hyperdunk, que no ha conectado ni con los incondicionales de la línea. Aun no siendo técnicamente una mala zapatilla, simplemente no ha gustado.

Diseño: Si hay un diseñador overrated, ese es Leo Chang. ¿Quiere Nike ganarse la simpatía del público asiático rodeando a este chico de un halo de… algo? Es un misterio. Con la Hyperdunk 2015 pretendía un homenaje/inspiración/tirar de… la Air Mag de Regreso al Futuro II. La cosa podría tener gracia, dado que ya la primera Hyperdunk (Kobe Bryant, 2008) tenía una versión McFly que fue todo un éxito. En este caso, el homenaje se ha quedado en nada.

Una zapatilla muy alta, con un par de detalles bien resueltos, como los refuerzos de la puntera, y otros menos afortunados, como el corte del talón, en general. La versión mid ha tenido algo más de atractivo, aunque resulta aburrido ese swoosh tirado hacia la puntera, estilo Mercurial.

Contar la cantidad de versiones y colores es prácticamente imposible.

Su papel en la NBA: El desastre total… Hasta Pau Gasol, que debe de dormir con unas Hyperdunk puestas desde hace 6 años, se pasó a las 2014 a las pocas semanas de competición. Muy pocos jugadores importantes han sido fieles a la 2015, entre los que habría que destacar sin duda a Kevin Love, que ha conseguido un anillo con ellas. Final feliz para una película de terror.

Un detalle que da la medida de hasta qué punto la zapatilla no ha calado: Zach Lavine ha ganado este año uno de los mejores Slam Dunk de la historia con la versión mid en los pies… y ni así.

Proyección: La versión 2016, ya a la venta, es un retorno a la normalidad. Nada de experimentos ni supuestas revoluciones. Se espera que los hyperdunkers del mundo vayan volviendo al redil con ellas y las compren de forma masiva.

NIKE HYPERDUNK 2015

Share.

Leave A Reply