06.05.10: Li Ning y José Calderón (x kemp)

La historia nos sirve, a algunos para montarse ficciones que justifiquen su presente, a otros para no repetir los mismos errores. Cuando dentro de adidas algunos alertaban a sus jefes  sobre el crecimiento de las zapas de running Nike, los dinosaurios de la marca se reían de esas imitaciones de medio pelo fabricadas en Asia "¡¡si están hechas de tela!! esa moda no va a durar", se decía en los 70 en Alemania. Cuando en la última década Nike fue dejando de tomarse en serio el mercado del cross-training (canto del cisne del gran Tinker Hatfield en los 80), marcas como Under Armour tuvieron su oportunidad de crecer. Y no es que ahora el basket esté descuidado por las dos marcas líderes, pero el hueco que han ido dejando las que se han ido (recuerda a Brooks, Avia o New Balance, por poner ejemplos) deja sitio a posibles nuevas llegadas, que seguramente animaran el mundillo.

 

De entre las marcas que llegan de Oriente cabría destacar: Anta, que ha calzado con modelos no muy atractivos a Steve Francis y Luis Scola. Peak, que tiene algunos nombres más o menos relevantes en nómina (Jason Kidd, Ron Artest, Jason Richardson...) y una

historia reciente de patinazos difícil de olvidar (en 2008 se publicó una humillante lista de sus imitaciones y plagios en diseño, varios

 de sus jugadores han usado zapatillas de otras marcas en vez de sus Peaks...).

Y, por último, la gran incógnita: Li-Ning.

 

 La marca que toma su nombre del gimnasta chino, ídolo nacional tras su actuación

en los JJOO de Los Angeles ´84, seguía un recorrido bastante irregular hasta hace unos años. El crédito conseguido

vistiendo a dos selecciones de basket punteras como la española y la argentina no había sido rentabilizado lo suficiente como para alcanzar un status de marca competitiva. Fabricar zapatillas para Shaquille O´Neal hace tiempo que no adorna tampoco el currículum del diseño, desde que dejó Reebok, Shaq ha ganado anillos, pero en el campo de las marcas suele ser una anécdota simpática, un poco aparte del resto de All Stars. También podríamos hablar de las signatures de Damon Jones, pero ¿alguien se acuerda de eso?

 

 Hace un par de años la estrategia cambió, sobre todo con la llegada de José Calderón y Baron Davis. La marca mudó su sede central en EEUU a Portland, Meca del calzado deportivo (gracias a Nike) y fichó algunos jóvenes diseñadores que dieran un nuevo aire a sus zapas. Modelos como el Yu Shuai IV (fotos de arriba), favorito de Calde en la NBA y Berni en ACB han dado mucho crédito a Li-Ning.  El Yu Shuai V (abajo, en versión Huskies) mantiene el subidón técnico y, aunque estéticamente el conjunto de la zapatilla tiene peros, el nivel de los detalles y calidades cumple con las mejoras. No hemos podido probarlas en la pista, ya que los pares que tenemos vienen directamente del vestuario de los Toronto Raptors y la talla (13,5US) nos viene un poco grande, pero ya veremos más adelante...

 

 Las cosas suceden así, cuando LoveZapas comenzó con sus reviews a zapatillas hace tres años, el incipiente esnikerismo patrio miraba eso de las zapatillas de "performance" por encima del hombro, por pura ignorancia. Hoy en día, lo técnico está empezando a tomar posiciones para retomar su lugar perdido en el mercado deportivo, incluso en las prendas que la gente llama "de moda"

...y ojo con marcas como Li-Ning y Under Armour, si afinan su catálogo

pueden quitarle muchos clientes a las grandes.